lunes 22 de julio de 2024 - Edición Nº2056

Universidades Públicas | 13 jun 2024

Universidad Nacional de Entre Ríos

UNER fortalece las capacidades tecnológicas en la región

La incorporación de dos nuevos equipos científico tecnológicos brindarán respuestas innovadoras a las demandas de las industrias alimenticias y de la salud.


La Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) recibió equipamiento científico tecnológico por un monto de USD 716.215,47 en el marco del Programa Nacional “Equipar Ciencia”, que en su primera edición de 2022, dotó de equipos de alta complejidad a las instituciones que integran el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SNCTI). Con tecnología de vanguardia, estas adjudicaciones permitirán a la UNER prestar servicios de valor destinados a los sectores productivos y sociales vinculados a la alimentación, la salud y la industria de polímeros.

El Banco de Ensayos se encuentra en la Facultad de Ingeniería. Su función es testear la eficacia de los materiales utilizados en implantes de grado médico y su idoneidad en las personas. Se trata de un “simulador de los comportamientos mecánicos que van a tener esos materiales en el organismo para lograr objetivos asociados a la seguridad y la eficiencia en los procesos de fabricación”, afirma Jésica Zuchuat*, responsable del proyecto. Con un costo de inversión de USD 378.910, este equipo es fundamental para las empresas del sector médico y de la salud, ya que les permite cumplir con las exigencias de acreditación de organismos como ANMAT. 

La incorporación de conocimiento y tecnologías desde la Universidad, “permite que las empresas acorten los tiempos de ensayo de sus productos y mejoren, notablemente, la efectividad en la fabricación de los mismos así como la de procesos de rehabilitación” expone Zuchuat. Este tipo de testeos, indicó, radican fundamentalmente en las mejoras de la calidad de vida de los usuarios, “por ejemplo, una prótesis de cadera, tiene que garantizar una vida útil, de calidad y segura para quienes la necesiten”.

En Concordia también se ampliaron las capacidades de innovación con la llegada del Extrusor de doble Tornillo. Ubicado en el Laboratorio de la Facultad de Ciencias de la Alimentación, este equipo versátil cuenta con una inversión de USD 337.305,47 y permite la extrusión tanto de alimentos como de polímeros. Focalizado en las demandas de desarrollo de nuevos productos, el Extrusor podrá brindar soluciones a sectores cerealeros como el arrocero, la soja y otros, así como a la industria de polímeros y plásticos.  

Lucas Benítez**, coordinador del proyecto, explicó que este equipo puede operar con diversos materiales para desarrollar “nuevos productos ahorrando tiempo y dinero a las industrias”. Por sus características vanguardistas, “los procesos de extrusión son requeridos en la innovación de alimentos humanos y animales, así como también cuenta con un potencial destacado en la industria de polímeros y películas”.   

Ambos sectores pujantes en la provincia y en la región, tienen interés en innovar en los procesos de “valor agregado en origen de sus materias primas” con el fin de competir en el mercado nacional e internacional, indicó Benítez. Y la universidad puede dar respuestas de avanzada a estos desafíos para dar un salto cualitativo en “innovación y desarrollo tecnológico en términos de competitividad”, aseguró.

Ambos equipos, muy escasos en su tipo en Argentina, refuerzan el desarrollo tecnológico e infraestructura de los Laboratorios de la UNER, ampliando y fortaleciendo las capacidades de investigación, innovación y desarrollo. Zuchuat y Benítez, coincidieron en que estas incorporaciones son claves para dar respuesta a las demandas cada día más complejas de los sectores industriales y sociales.  

Transferencia y vinculación para el desarrollo regional y nacional

La transferencia de tecnología y conocimientos hacia los sectores productivos, es uno de los roles claves de las universidades como centros de investigación, promoviendo la innovación y las mejoras en relación a la competitividad. El vínculo entre la universidad, la industria y las empresas, es beneficiosa en ambos sentidos ya que permitirá “soluciones conjuntas en base a los desafíos reales de cada sector”, concluyó Suchuat. En cuanto al progreso del conocimiento y la formación profesional, la ampliación de los laboratorios permite el desarrollo de diversas disciplinas “que promuevan una mejora  en el bienestar y la calidad de vida de las personas, así como también en relación a los requerimientos específicos de empresas y sectores sociales”, agregó.  

El Programa Federal “Equipar Ciencia”, fue una iniciativa del MINCyT y tuvo como objetivo fortalecer las capacidades de investigación científica, desarrollo e innovación tecnológica de las instituciones del SNCTI a través de la adquisición de equipamiento para la realización de estudios o análisis de alta complejidad, con una perspectiva federal. Dicho programa se nutrió con los fondos aprobados por la Ley de Financiamiento del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Ley 27.614). Sin embargo, las acciones de sus siguientes convocatorias se encuentran paralizadas desde diciembre pasado lo que pone en riesgo el desarrollo y crecimiento en I+D+i logrado en Entre Ríos. 

A través de estas inversiones, la UNER reafirma su compromiso con el desarrollo regional y nacional, promoviendo la transferencia tecnológica y la formación de profesionales altamente capacitados para responder a los desafíos del siglo XXI.

*Jésica Zuchuat es Bioing. Dra en Ingeniería con mención en Bioingeniería. Becaria de Conicet IBB. Laboratorio de Bioimplates. FIUNER-UNER.

**Lucas Benítez es Dr. Ing. Laboratorio de Fisicoquímica. FCAL-UNER.

Fuente: Prensa UNER

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias