jueves 23 de mayo de 2024 - Edición Nº1996

Universidades Privadas | 29 abr 2024

Universidad de San Andrés

El aprendizaje en Lengua disminuyó en todas las provincias argentinas después de la pandemia

También creció la desigualdad de los resultados educativos a nivel nacional.


Entre las funciones fundamentales de la escuela suele destacarse al desarrollo de aprendizajes significativos y a la redistribución de oportunidades sociales. Sin embargo, en Argentina, los resultados de las pruebas educativas internacionales de las últimas décadas fueron inferiores a los de la región. Esta tendencia se vio reforzada durante la pandemia por coronavirus.

Durante el aislamiento obligatorio, las desigualdades en diferentes indicadores educativos estuvieron profundizadas por la crisis económica que perjudicó, sobre todo, a los sectores más postergados y por el cierre masivo de escuelas, que dificultó la continuidad pedagógica. En un nuevo artículo publicado por la Asociación Argentina de Economía Política, Cecilia Adrogué, María Sol Alzú y Bárbara Navajas, investigadoras del departamento de Economía de la Universidad de San Andrés, analizan las consecuencias de la pandemia por COVID-19 sobre el desempeño educativo en el nivel primario argentino. 

“Frecuentemente escuchamos que hay fallas en el sistema educativo argentino. En este trabajo nos preguntamos si, además, existen desigualdades de aprendizaje, si son mayores en determinadas regiones del país, si aparecen en algunas asignaturas en particular y cómo la pandemia afectó a esta situación”, introduce Alzú. Con el objetivo de medir el desempeño académico previo y posterior a la pandemia e identificar potenciales desigualdades, las investigadoras de UdeSA recuperaron los resultados de las ediciones del 2018 y 2021 de la prueba Aprender, una evaluación estandarizada implementada por el Ministerio de Educación de la Nación. Seleccionaron para el análisis el desempeño en Lengua y Matemática de estudiantes de sexto grado de todas las escuelas del país, a modo de trabajar con información de carácter censal. Luego, construyeron un índice de desigualdad por provincia que permite descomponer y analizar la desigualdad entre escuelas de cada jurisdicción y al interior de cada institución educativa.

El estudio revela que, en general, el desempeño de los alumnos empeoró en Lengua y Matemática luego de la pandemia. En 22 de las 24 provincias argentinas cayó el aprendizaje promedio en Matemática, mientras que en todas las jurisdicciones del país disminuyó en Lengua. Al mismo tiempo que los alumnos rindieron peor, los resultados fueron más heterogéneos entre los estudiantes. Durante el período estudiado aumentó la desigualdad de los resultados en ambas asignaturas. Llamativamente, mientras la desigualdad en Matemática aumentó en 7 de las 24 provincias, en Lengua, la disparidad creció en todas las jurisdicciones. “Estos resultados tienen que ver con el punto de partida desventajoso para Matemática. Sin embargo, intuimos que la falta de socialización repercutió muy negativamente en Lengua”, explica Adrogué. 

El deterioro de la calidad educativa y el crecimiento de la desigualdad en los aprendizajes ocurrió en simultáneo al aumento de la cantidad de graduados de las escuelas. “Los resultados de nuestra investigación reflejan lo que sucede en el nivel primario, donde se supone que la educación es más universal y la deserción escolar es poco frecuente. Estos desafíos se van amplificando a medida que los alumnos avanzan en su educación y se vuelven muy notorios en el nivel secundario; nivel educativo que casi la mitad de los jóvenes de Argentina no logra concluir”, reflexiona Adrogué.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias