domingo 03 de julio de 2022 - Edición Nº1306

Opinión | 3 jun 2022

Opinión

Educación financiera y desarrollo económico

Nota de opinión del Mg. Tomás Hergott, docente de la Licenciatura en Ciencia de Datos de la Universidad Nacional Guillermo Brown (UNaB).


La educación financiera es un proceso de aprendizaje que busca que las personas, en sus distintas formas de organización, tomen mejores decisiones de inversión. La formación en finanzas permite eliminar las asimetrías de información y así evitar que las personas incurran en enormes pérdidas y sufran altos costos emocionales. El resultado final de una buena educación financiera es un desarrollo social más equitativo.

Se trata de un pilar fundamental en el desarrollo de cualquier economía, ya que facilita el acceso de la población al mercado de capitales y permite generar mecanismos para reducir la desigualdad económica que está muy presente en países emergentes como Argentina. Una educación financiera de calidad puede traducirse en la inclusión de familias o inversores minoristas en los mercados de capitales de la economía formal y permite un mayor acceso a servicios de intermediación regulados. Cuando el proceso de educación es sistémico y sostenido en el tiempo, el resultado es la generación de nuevos vehículos de inversión y servicios más transparentes, sofisticados y accesibles. Esto ocurre debido a que una persona, familia o empresa más calificada es capaz de determinar su perfil de inversor, definiendo correctamente sus objetivos de rentabilidad y riesgo en función variables como el horizonte temporal de su inversión, su flujo de ingresos y egresos y su necesidad de liquidez. Un ahorrista que busca acumular fondos para la educación de sus hijos no compartirá, por ejemplo, el horizonte temporal de la estrategia de inversión que aplica una PYME para manejar la liquidez de su negocio de manera más eficiente. 

Adicionalmente, la educación financiera permite a las personas entender cuáles son los fundamentos de riesgo y valor que hay detrás de los activos en los que pueden invertir para alcanzar sus objetivos, considerando dinámicas sustanciales como la relación inversa entre riesgo y retorno. La moneda en la que se invierte o la región de los emisores de activos son por ejemplo aspectos importantes a tener en cuenta en ese sentido. Invertir en una moneda extranjera supone asumir un riesgo cambiario, mientras que el ámbito geográfico y jurisdiccional incide en la probabilidad de recuperar la inversión en caso de que haya un evento de incumplimiento de pago o un escenario de inestabilidad macroeconómica.

A medida que una persona avanza en la curva de aprendizaje, puede aplicar distintas estrategias y técnicas de inversión que fijan límites a la pérdida, utilizando herramientas estadísticas no complejas para predecir subas o caídas de precios en distintos contextos, reduciendo así el riesgo de delegar las decisiones de inversión en terceros que muchas veces distan de ser profesionales calificados.

Si bien es importante que esta disciplina se incorpore al sistema educativo formal en todos sus niveles, cabe destacar que no hay una edad para recibir formación en materia de inversiones y finanzas. Como todo proceso de aprendizaje, su desarrollo debe ser continuo y adaptado al contexto dinámico, tanto global como local. Paralelamente, la institucionalización de estos contenidos son una forma eficiente de revalorizar los marcos teóricos que se han visto debilitados ante la desinformación que se promueve en ocasiones a través de redes sociales o medios de difusión de alcance masivo que no manifiestan ningún tipo de rigor académico ni científico.

Una forma de incentivar la práctica educativa en materia de finanzas es difundiendo los altos riesgos que existen cuando invertimos sin entender de dónde proviene el valor de lo que compramos y cómo dichos activos pueden devolvernos un monto mayor al que aportamos inicialmente. En muchos casos, sin educación financiera, el riesgo es perder todo. 

(*) Mg. Tomás Hergott, docente de la Licenciatura en Ciencia de Datos de la UNaB

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias