martes 25 de enero de 2022 - Edición Nº1147

Organizaciones | 1 dic 2021

Ed Machina

¿Por qué desertan los estudiantes universitarios? La clave para evitarlo a tiempo

En un contexto mundial desafiante, la deserción universitaria parece ser una amenaza significativa. ¿Es hora de que las instituciones introduzcan cambios radicales?


La deserción estudiantil en el nivel superior es uno de los mayores desafíos que enfrenta año a año la Educación Superior. Aunque las causas son diversas y en cada país de la región se observan indicadores diferentes, es cierto que existe un denominador común: la pandemia de COVID-19 tuvo un notable impacto en las cifras del periodo 2020-2021.

Factores económicos, sociales y hasta emocionales intervienen en la decisión de los alumnos de abandonar sus estudios universitarios. En este sentido, el primer paso para sortear este obstáculo es identificar a tiempo las principales causas de abandono para poder abordarlas estratégicamente. 

No se trata de una problemática nueva. Desde antes de la pandemia, un estudio del Banco Mundial (2017) vaticinaba una encrucijada para la Educación Superior. En aquel momento, aproximadamente el 50% de los ingresantes anuales llegaba a graduarse, mientras que la otra mitad quedaba en el camino obligada por un creciente desinterés en los programas elegidos y pocas perspectivas de salida laboral. 

En este sentido, a la hora de hacer un análisis, resulta fundamental tomar en consideración los vertiginosos cambios que ha sufrido el mundo y analizar cómo las universidades se han adaptado a ello. El mercado laboral demanda otras habilidades, los estudiantes se vuelcan a carreras más innovadoras, dejando de lado la opción de una oferta tradicional. 

En nuestra región, la extensión de las carreras parece ser un punto que incide negativamente. Se estima que los estudiantes tardan un 36% más en completar sus estudios que en otras partes del mundo.

¿Ha llegado el momento de saldar una deuda y avanzar hacia una transformación integral de las instituciones que abra paso a una educación moderna y actual? ¿Están preparadas las universidades en América Latina para hacer frente a esta necesidad, en un contexto cambiante y exigente? 

El escenario en nuestro país y América Latina

Las variables asociadas con la deserción, inclusive aquellas que desafían a las universidades a dar un salto hacia la modernidad, no son nuevas. Se trata de una realidad que pone en jaque a todas las universidades desde hace tiempo.

Pero es importante considerar que esas variables se hacen mucho más visibles y causan un mayor impacto en épocas de crisis. En este sentido, los efectos devastadores que tuvo el COVID-19 en muchos países, los vaivenes de la economía y la falta de digitalización en algunos sectores acentuaron las dificultades y magnificaron el problema. 

A pesar de los esfuerzos de las instituciones y de muchos gobiernos para disminuir el impacto, de acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el saldo en la disminución de la matrícula será de aproximadamente un 25% hacia el final de la pandemia. 

Veamos, por ejemplo el caso de Perú, donde más de 174 mil jóvenes abandonaron sus estudios universitarios en el 2020, lo que arroja una tasa de deserción superior al 18%, seis puntos porcentuales más que en 2019. En México, por su parte, la tasa de graduados sobre la población activa se encuentra en apenas un 14%. 

El panorama, en general, es preocupante pero no del todo desalentador: en la región, la tasa de deserción se aproxima al 46%, mientras que solamente en Estados Unidos asciende al 67%. Pero claro que aún queda mucho por hacer.

El próximo paso para las Instituciones de Educación Superior

Si bien el análisis conjuga elementos estructurales donde, a priori, las universidades tienen poca incidencia, es cierto que es posible hacer frente a esta realidad y acompañar a los estudiantes durante todo su camino hasta la graduación. Uno de esos caminos está marcado por la adopción de tecnologías para la gestión educativa.

Podríamos pensar que un mundo afectado visiblemente por una pandemia nos plantea el escenario menos preciso para introducir cambios y lanzarse hacia la tan esperada transformación digital. Nada más lejos de la realidad: si algo nos ha enseñado este contexto es que esa modernización es posible, y más aún, necesaria. 

Obligadas por la situación, con más o menos preparación, muchas universidades en la región pasaron a digitalizar gran parte de sus procesos, cuando antes de 2020 ni siquiera habían incorporado clases virtuales. Si hay algo positivo que podemos tomar de este momento es que condujo a muchas instituciones a dar el salto, y con ello, se abrieron posibilidades para todas. 

La implementación de tecnologías no tiene que ver solamente con dictar programas online. Es la oportunidad para acortar las distancias con los estudiantes, conocer sus problemáticas individuales y abordarlas estratégicamente para asegurar su continuidad. 

Mientras mayor sea la digitalización de los procesos en las universidades, mayores serán las posibilidades de pensar una educación personalizada, de descubrir a tiempo las potenciales causas de abandono y ofrecer soluciones a medida, de optimizar los costos de gestión, y por sobre todas las cosas, de ofrecer a la población estudiantil la educación que hace tiempo reclama y merece.

Ed Machina y un modelo integral de retención 

Ed Machina es una EdTech que desarrolla soluciones tecnológicas basadas en Inteligencia Artificial para optimizar la gestión educativa, pero hace algo más que eso. Se trata de una empresa que nació dentro de un grupo educativo, y que cuenta con una sólida experiencia de más de 25 años de aprendizajes acumulados en distintas instituciones. 

Esa experiencia le permitió conocer de primera mano todas las problemáticas inherentes a las universidades: la constante búsqueda de equilibrio en las tasas de matriculación y permanencia, el desafío que supone la transformación digital y el camino hacia un exitoso changemanagement. Con esto en mente, Ed Machina entiende que cada institución tiene su propia realidad, y desarrolla soluciones a medida para cada una, apoyando en cada etapa del proceso para asegurar una implementación exitosa. 

En el caso de su modelo integral de retención, por ejemplo, un equipo de científicos de datos analiza diversas fuentes de información internas y externas a la universidad. Esto permite conocer y predecir los comportamientos de los estudiantes y determinar con anticipación la posibilidad de deserción. Pero no se queda solamente en la predicción: el modelo realiza recomendaciones, de modo que la institución puede tomar decisiones específicas para el abordaje de cada caso. 

Para asegurar el éxito del modelo, esta EdTechatiende cada etapa del proceso de la mano de especialistas en la materia. De esta manera, asesora a cada universidad de manera individual, atendiendo a sus necesidades específicas para asegurarse de que la implementación sea exitosa y de que el modelo arroje los mejores resultados posibles. 

Avanzar hacia la transformación digital no tiene que ver solamente con modernizar los procesos, sino que es una manera de lograr un verdadero impacto en la trayectoria de cada estudiante. En el ebook Cómo evaluar y elegir eficientemente soluciones de Inteligencia Artificial para instituciones de Educación Superior, el equipo de Ed Machina profundiza sobre estos aspectos para guiar a todas las instituciones interesadas en dar el próximo paso. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias