jueves 23 de septiembre de 2021 - Edición Nº1023

Entrevistas | 30 jul 2021

Universidad de Flores

Claudio Lewis: “Ser un buen profesional no significa ser un buen líder, el mercado laboral requiere de empatía”

El Mgter. Claudio Lewis, director académico de la carrera de Contador Público de la UFLO habló con Universidades Hoy sobre la actualidad de las carreras de ciencias económicas, la educación mediada por la tecnología, el vínculo con las habilidades sociales y el mercado laboral en la Argentina.


Es contador público y ejerce como docente en carreras de grado y posgrado de diferentes universidades tanto de Argentina como del exterior. Además, hasta hace poco dirigió el Centro de Emprendedores de la Universidad de Flores (UFLO).

La carrera de contador público necesita cierta presencialidad ¿Cómo se adecuó a la virtualidad? ¿Cómo se han adecuando las universidades en virtud a su experiencia?

Como profesor y gestor académico veo que las universidades  fuimos de los estamentos educativos que mejor se pudieron adaptar a la virtualidad.  La universidad ofrece servicios a gente adulta que maneja sus tiempos y se adapta.  Una cosa es la virtualidad para un chico de primaria y otra es para el mundo universitario.

La mayoría de carreras en Argentina son presenciales, tanto los alumnos como los profesores y las universidades sabemos que la virtualidad total es algo coyuntural, aunque creo que se avizora en una nueva normalidad, un sistema mixto. La universidad tal cual la conocimos va a cambiar. Vamos a desembocar en un sistema entre lo presencial y lo virtual, en donde los docentes y los alumnos van a ir adaptando sus tiempos y sus necesidades. Incluso el Ministerio de Educación ya está pensando en que el 49% de las materias de las distintas carreras se puedan dictar de forma virtual, La deserción en el ámbito universitario ha sido baja y, de hecho, con la virtualidad alumnos que habían abandonado sus estudios los retomaron.

El ministro Trotta dijo que las universidades se pudieron adaptar perfectamente a la pandemia, ¿coincide con esto, sobre todo con la mediación tecnológica como herramienta?

Una de las cosas que ayudó fuef que la mayoría de las universidades ya teníamos plataformas y campus virtuales, ya sea para dar clases,  cargar material, o acceder a contenidos grabados previamente.Todas en general veníamos trabajando bajo esta modalidad en mayor o menor medida, por eso fue más viable y rápida la adaptación.

Hay un informe de la UNESCO que indica que el 85 % de la infancia que recién comenzó sus estudios primarios va a trabajar en carreras que aún no existen ¿Cuál es su opinión?

Seguro. Evidentemente hay trabajos automáticos e intelectuales. Las carreras en las que me manejo, las de ciencias económicas, tienen procesos que van hacia la automatización de trabajos y de tareas y por eso es muy probable que muchos puestos tiendan a desaparecer.

El servicio profesional del contador se tiene que ir adaptado a estos tiempos, tiene que ser orientador, gestor y tiene  que robustecer la profesión. Un buen líder no sólo tiene que saber lo técnico, debe tener empatía, saber cómo vincularse y mantener un buen trato con la gente y sobre todo trabajar en equipo. Hoy, el jefe es un par y un coach. Desde las universidades tenemos que apoyar esos cambios, el 70% de las personas que renuncian a un trabajo no lo hacen por la empresa sino que lo hacen por sus jefes. De hecho en todas las carreras se puntualiza y se hace hincapié en habilidades de liderazgo,

¿Cómo se articula fomentar la inversión de un emprendedor, o una pyme, con la presión fiscal tan fuerte que hay en la actualidad económica argentina?

Lamentablemente el primero que tiene que entender esta situación es el Estado. El Estado tiene que alivianar la situación de la pyme o el emprendedor  que están generando fuentes de trabajo. Hoy, si querés generar una empresa en Argentina tenés que transitar toda una burocracia que dificulta la concreción de proyectos de negocios. Debería facilitarse esta cuestión a través de mecanismos que permitan agilizar la creación de empresas.

Para alivianar la situación  ¿es necesario un cambio en la ley de trabajo? 

De cada $100 de sueldo bruto que recibe un empleado $83 son para el trabajador, pero el empleador paga $170. Hay una brecha entre los $170 y los $83 y esa diferencia es para el "socio", es decir, el Estado a través de cargas sociales y aportes. El costo laboral argentino es muy grande. Por otro lado, te lanzás y creas tu propia pyme pero tenés tantas trabas que hace todo muy difícil y la gente termina decidiendo ir a trabajar en relación de dependencia, con un sueldo, un horario y se olvida de todo. Y  lo que pasa es que a la larga el dueño de la empresa que te contrata también se termina cansando, baja la persiana y cada vez hay más desocupados.

El Estado tiene que ser fundamental en el acompañamiento, tiene que combatir la economía informal. La mitad de nuestra economía es informal, la AFIP hace foco en los que tienen todo en regla, pone más presión a los que tiene registrados y no sale a combatir lo que esta fuera del marco legal.

Hay algunos planes de formación que fomentan, mediante premios o becas, para que cada vez más jóvenes elijan carreras de ingeniería ¿Sería necesario para las carreras de ciencias económicas?

Esos incentivos se apoyan en carreras donde el Estado ve que necesita profesionales, por ejemplo la Ingeniería rn Petróleo. En Argentina tenemos la reserva de Vaca Muerta, la segunda más grande del mundo, y se necesitan personas que puedan trabajar ahí. Hay muchas empresas que se comunican con nosotros para pedirnos estudiantes o graduados ya que es difícil dar con los perfiles buscados.

Estamos con un número muy alto de profesionales de ciencias económicas, lo que estaría faltando es que estén mejor calificados en temas puntuales.  Las universidades nos estamos adaptando y estamos modificando los planes de estudio para adecuarnos a las necesidades del mercado actual, por ejemplo; el manejo de equipos, las habilidades blandas, las herramientas tecnológicas, la responsabilidad social y cuestiones de emprendedurismo. Sobre éste último, las empresas están buscando mucho lo que se llama "intrapreneur" ¿qué es? es la persona que está dentro de una empresa que genera proyectos y los lleva a cabo.

Los empleadores buscan la  proactividad, esa persona con actitud que no espera el problema, va y lo afronta, lo soluciona y busca otro problema por resolver. Esa postura, esa actitud también marca diferencias en el mercado. Es importante la carrera de grado pero se torna imperativo lograr una especialización o conocimiemtos específicos pensando en una ventaja competitiva diferencial.

Sobre lo último que dijo: “cada carrera tiene su impronta”, ¿Cuál es la impronta que  UFLO le da a las carreras de ciencias económicas?

Nosotros en UFLO ponemos foco en algunas cuestiones distintivas. Por un lado, el espíritu emprendedor en nuestras carreras, tratamos de mostrarle al estudiante la opción de generar su propio camino, alimentar ese espíritu emprendedor del que hablamos como una opción y que no vea como unica salida el empleo en relación de dependencia. Otra de las cuestiones que tiene que ver con la impronta de la universidad es hacer foco en competencias blandas que guardan relación con la psicología,el comportamiento organizacional y la gestión de personas. Podés ser un buen profesional pero no un buen jefe, por eso apuntamos a la formación de con habilidades de liderazgo y conducción. Otro punto diferencial es la sustentabilidad y temas que tienen que ver con cuestiones de género y diversidad al igual que temas ambientales, UFLO adhirió a lo que son los Objetfivos de Desarrollo Sustentables (ODS) de Naciones Unidas, fue una de las primeras universidades argentinas que adhirió a esto.

¿Hay algo que le gustaría agregar desde tu perspectiva de docente y director académico?

A los jóvenes puedo decirles que lo único que no les van a poder robar es el conocimiento y la formación. Por eso los invito a que nunca dejen de perfeccionarse. Estamos en un momento histórico en cual cada vez más personas se acercan a las universidades. En el mundo tenemos millones de competidores. Lo que hace la diferencia es nuestra actitud,  y el conocimiento interdisciplinario que podamos tener.
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias