jueves 24 de junio de 2021 - Edición Nº932

Extensión | 31 may 2021

Universidad Nacional de Río Negro

La UNRN desarrolla el Taller de Ciencias para niñas y niños "Aprender jugando"

A través de un Proyecto de Extensión, la Universidad Nacional de Río Negro busca fomentar el pensamiento científico en los más chicos.


El Proyecto de Extensión de la Universidad Nacional de Río Negro “La historia de la Tierra a través de experimentos: Taller de Ciencias para niñas y niños” nació con el objetivo de analizar la historia de la Tierra a través de experimentos, juegos, discusiones y videos. El proyecto se enmarca dentro de uno de los temas prioritarios de la UNRN, como lo es el de la divulgación científica.

Desde el 2016 se lleva adelante el Taller de Ciencias en la Biblioteca Popular Lucía Epullán, en General Roca, Río Negro. No obstante, el Proyecto de Extensión nació en 2019. “Al inicio la idea fue realizar un Taller de Ciencias en general, donde a través de experimentos y juegos, las niñas y los niños pudieran aprender al mismo tiempo que se divertían y compartían actividades en otro ámbito que no fuera la escuela, en este caso, en el entorno de la Biblioteca Lucía Epullán. Luego, a medida que fueron pasando los años, se fue armando la idea de generar un taller más focalizado en temas específicos relacionados a la historia de la Tierra y de la Vida, y así fuimos diseñando las actividades para cada encuentro”, destacó la directora del PE, la Dra. Noelia Carmona.

Explicó en este sentido que “las niñas y niños son curiosos por naturaleza. Es por esto que consideramos que esta es la etapa ideal para fomentar en ellas y ellos las bases del pensamiento científico, es decir, un pensamiento sistemático y autónomo, que ayude también a configurar en el futuro, ciudadanos y ciudadanas participativas, con ideas propias y con poder de decisión frente a las problemáticas relacionadas con la ciencia y la tecnología”.

“Creemos fundamental que haya cada vez más oferta de este tipo de talleres para niños y niñas, no sólo por el contenido en sí, sino también por lo que implica a futuro para nuestras sociedades. En este sentido, el Taller pretende fomentar el pensamiento científico en las niñas y niños que participan del mismo, siguiendo una temática específica como es la Historia de la Tierra, pero donde se entrecruzan diferentes problemáticas como el cambio climático, los recursos energéticos, las extinciones”, agregó Carmona.

Según la UNESCO, menos del 30% de todos los investigadores en el mundo son mujeres y como explican, esas diferencias e inequidades no se dan por casualidad, sino que en general existen obstáculos que limitan el acceso de las niñas a las ciencias, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM por sus siglas en inglés). “Queremos revertir la subrepresentación de las mujeres en los ámbitos científicos. Existe la necesidad de estimular el interés de las niñas desde sus primeros años para combatir estereotipos y alentarlas a elegir carreras STEM. En las experiencias realizadas durante los últimos años hemos tenido una participación muy pareja de niñas y niños, lo cual es muy alentador. Creemos que generar estos espacios de alfabetización científica constituye un estímulo para que las niñas y jóvenes opten en un futuro, por carreras científicas y tecnológicas”, manifestó Carmona.

Debido a la pandemia COVID-19, “no hemos podido realizar las actividades, y varias familias nos enviaron mensajes para ver cuándo vamos a volver con el Taller. Espero que pueda ser pronto, pero entendemos que éste no es el momento”, lamentó la directora del PE. “Es para destacar la excelente predisposición del personal de la Biblioteca Lucía Epullán, porque nos apoyan constantemente en todas las iniciativas que proponemos”, añadió.

“A mi me gustaban mucho los Talleres de Ciencia porque eran muy divertidos y todos los días aprendíamos cosas nuevas. Una vez aprendimos sobre las eras de los dinosaurios y hasta hicimos un volcán que hizo erupción”, destacó uno de los niños que participó de los talleres de Ciencia.
Carmona detalló que “de chica no tuve la posibilidad de vivir experiencias de este tipo. Recién cuando era adolescente empecé a darme cuenta y a interesarme más por las problemáticas ambientales. Esto también coincidió con empezar a conocer el trabajo de la Dra. Jane Goodall y su lucha continua por el cuidado del medio ambiente y sus trabajos con los chimpancés. Finalmente terminé estudiando la Licenciatura en Ciencias Biológicas en la Universidad Nacional de Tucumán”.

En este sentido recalcó que “trabajar con niñas y niños es muy gratificante. Sus preguntas son realmente geniales, y creo que se aprende un montón de ellos y ellas”.

Justamente Carmona recomienda que madres y padres “busquen espacios para que sus hijas e hijos puedan desarrollar esos intereses. En particular, y pensando en la situación de virtualidad que nos trajo la pandemia, se amplió mucho la oferta de talleres y programas especialmente orientados a niñas y niños que tratan sobre temas científicos-tecnológicos. También hay mucha bibliografía disponible, desde libros a revistas específicas como por ejemplo Ciencia Hoy de los Chicos (revista argentina que liberó algunos números por la pandemia), o los recursos disponibles en la página de la Fundación YPF, entre otros”.

Un PE constituye prácticas institucionales y comunitarias de diverso grado de complejidad que vinculan a toda la comunidad universitaria con el medio social y es así como la directora del mismo subrayó que “hay un gran compromiso por parte de nuestras y nuestros estudiantes antes, durante y luego del desarrollo de las actividades en el Taller. La conexión y el vínculo que se genera entre estudiantes y niñas y niños del taller es muy fuerte. Además, un tema que en particular a mí me interesa, es que estos estudiantes que están realizando sus Programa de Trabajo Social (PTS) no sólo colaboran en la diagramación de las actividades y en su ejecución, sino que también terminan siendo modelos a seguir por las niñas y los niños, y eso es particularmente importante cuando pensamos en los estereotipos de género relacionados con las ciencias”.

Finalmente, Carmona expresó que confía que “esta iniciativa, por más pequeña que sea, acerque a niñas y niños a las ciencias, y les aporte otras herramientas de análisis para el futuro. Van a tener que enfrentar a un mundo muy complicado a nivel ambiental, y es necesario que puedan contar con ciertas herramientas de conocimiento que les permita tomar decisiones adecuadas para promover un futuro más sostenible para sus comunidades. Si me preguntás sobre qué mundo sueño, me gustaría que todos las niñas y niños del mundo puedan acceder a una educación de calidad, inclusiva y equitativa, como lo plantea el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 4 de las Naciones Unidas. Esto nos va a permitir alcanzar muchos de los otros ODS, reducir las desigualdades, lograr un mundo con mayor justicia ambiental e igualdad de género”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias