viernes 23 de abril de 2021 - Edición Nº870

Opinión | 8 abr 2021

Luego de los anuncios del Presidente

Según algunos especialistas la restricción nocturna solo amortiguará la segunda ola

Entienden que es una medida que debería haberse tomado antes y con un rango horario amplio. Si se controla su cumplimiento, puede ayudar a evitar reuniones con eventos de supercontagios.


La restricción de la circulación nocturna es una buena medida para reducir los contagios, pero debe cumplir una serie de requisitos para ser más efectiva, aseguran los expertos.

RESTRICCIONES. Un franja horaria grande es clave para que la restricción nocturna sea efectiva, dicen los expertos. (Télam)

El primero de ellos es el momento en el que debe aplicarse. “No hay ninguna duda de que las medidas más suaves que permiten bajar un poco el R (el indicador que mide el ritmo de contagios) tienen sentido, pero son mas efectivas si esa variable está por debajo de 1,1 y lejos de una emergencia”, asegura Rodrigo Quiroga, experto en bioinformático de Conicet y la Universidad Nacional de Córdoba.

En este sentido, el investigador cree que hubiese sido mejor implementarla una o dos semanas antes. Quiroga recuerda que los casos detectados ahora son contagios que ocurrieron hace una semana, con lo cual ya hay un retraso entre los datos y lo que está ocurriendo realmente. 

Ernesto Resnik, biólogo molecular argentino que trabaja en la Universidad de Minnesota (Estados Unidos), agrega otro requisito importante para la restricción horario sea efectiva. “No muy efectiva si la franja horaria con restricciones es chica. Debe ser extensa como en algunos lugares de Europa, donde el toque de queda es de 19 a 6. Eso sirve porque, esencialmente, evita toda reunión fuera del horario de trabajo”, asegura.

El científico también pone de ejemplo a Chile, donde el toque de queda es de 21 a 6, pero aclara: “No es un medida que alcance para detener la ola, pero retrasará su crecida”.

Leandro Cahn, director Fundación Huesped, apoya la medida de restringir la circulación nocturna."El virus no se pone más contagioso a la noche, nosotros nos relajamos más, nos encerramos más y ahí se dan muchas de las situaciones de contagio", comenta.

Y también coincide en que debió tomarse antes. "Sigue sin entenderse el concepto de exponencial y la necesidad de tomar medidas temprano, porque cuanto más tarde las tomás, más drásticas tiene que ser y menos sirven".

Evitar supercontagios

A pesar de las demoras en implementar la medida, los expertos creen que todavía sería efectiva al menos para amortiguar la ola porque ataca directamente el crecimiento exponencial que en gran medida surge de eventos de supercontagios que pueden ocurrir por reuniones masivas en esas horas.

“El 15 por ciento de los infectados genera el 85 por ciento de los contagios. Esto implica que un pequeño porcentaje de los infectados contagie a más de 20 personas cuando están en reuniones masivas”, detalla Quiroga.

Para este investigador, limitar la nocturnidad es efectiva si logra frenar ese tipo de encuentros como fiestas clandestinas y encuentro masivos en boliches y con pocas medidas de prevención (sin barbijos, mucho tiempo reunidos sin distanciamiento ni ventilación y hablando fuerte por la música alta).

Otras medidas

Vacunas, testeos y responsabilidad individual para cuidarse son las tres herramientas que mencionan las autoridades para frenar la segunda ola. Cahn asegura que ningún país del mundo logró controlar la pandemia con esas medidas.

"Los países que se plantearon la estrategia de ‘cero Covid-19’ lo lograron con fuertes cierres con pocos casos y aislamientos obligatorios. “Israel, el caso más exitoso en vacunación, pero comenzó su campaña de inmunización con aislamientos prolongados y fronteras cerradas”, ejemplifica.

Resnik cree que hay otras medidas para frenar los contagios por fuera de una cuarentena estricta, pero que depende de lo que la epidemiología detecte en cada lugar. "En Minnesota, donde vivo, se cerraron bares y restaurantes durante todo el día por dos meses y los casos bajaron porque los datos epidemiológicos mostraban que allí estaban ocurriendo la mayoría de los contagios", ejemplifica.

Por su parte, Quiroga entiende que una medida igual de efectiva que una cuarentena estricta sería evitar reuniones de más de cinco personas en cualquier lugar: oficinas, industrias, escuelas, bares y viviendas. “Pero es difícil implementar y controlar. Necesita que la gente tome conciencia. Se logró en muchos países y se vio que funcionó muy bien”, asegura.

Rastreo de contactos

Los expertos coinciden en que el rastreo de contactos solo sirve para frenar un brote cuando hay pocos casos y poca circulación del virus. “Sirve para detectar brotes y evitar que se expandan. Cuando hay muchos casos, como ahora e incluso como hubo durante el verano, es imposible frenar los casos solo con esta estrategia”, dice Resnik.

“Sabemos cómo evitar los contagios, pero no podemos encontrar los infectados antes de que contagien. El rastreo de contactos intenta hacer algo de eso pero no es perfecto y mucha gente no cumple el aislamiento siendo contacto estrecho”, agrega Quiroga.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias