martes, 22 de septiembre de 2020 |Hora: : :

Universidad Provincial de Ezeiza


El comercio exterior argentino en tiempos de COVID-19: crisis, oportunidades y desafíos

Fecha Publicación: 22/09/2020  10:00 

La Licenciatura en Comercio Internacional de la Universidad Provincial de Ezeiza organizó durante el primer semestre 2020, dos ciclos de charlas, con el objeto de analizar el contexto actual y evaluar potenciales previsiones acerca del futuro
 
 
Las políticas públicas implementadas por el Gobierno Nacional en el marco de la pandemia del COVID-19, lejos de ser medidas estrictamente sanitarias, han influido también en los hábitos de consumo y la vida económica de los argentinos. Si bien, nuestro país tuvo la posibilidad de anticiparse a lo que iba a suceder -pues contábamos con la experiencia de Italia, España y China-, los acontecimientos sucedidos hasta la fecha nos llevan a replantearnos la posibilidad de “vivir en cuarentena”, quizás intermitentemente, y el repensar una “nueva normalidad” que afectará a millones de personas en la Argentina y en el mundo.
 
En este sentido, la Licenciatura en Comercio Internacional de la Universidad Provincial de Ezeiza organizó durante el primer semestre 2020, dos ciclos de charlas, con el objeto de analizar el contexto actual y evaluar potenciales previsiones acerca del futuro. Ambos ciclos, pretendieron abarcar diferentes temáticas que hacen al entendimiento de la situación que comenzamos a vivir en nuestro país desde marzo del corriente año; primero con la cuarentena y luego con la implementación del aislamiento social, preventivo y obligatorio. 
 
Contexto actual en América Latina y el Mundo: la situación de Argentina
 
En la charla “Perspectivas para el Comercio Mundial Post-COVID 19” organizada el 30 de abril, los expositores Pablo Fera y Gerardo Spadafora abordaron las principales dificultades en el marco de la pandemia que aún hoy nos aqueja. Ambos expositores coincidieron en que ninguna de las pandemias anteriores reúne las características de la actual, debido a que vulnera el sistema sanitario; sensibiliza la economía tanto de los países desarrollados como en vías de desarrollo; afecta a las cadenas de valor ya que los productores locales tienen serios problemas en el abastecimiento de insumos locales e importados y por último afecta tanto a la oferta como la demanda en el sentido que se imponen nuevos paradigmas que hacen mella en la cultura y en los hábitos de consumo.
 
La cuarentena decretada en los diferentes países -tanto voluntaria como obligatoria- representó que el 82% de la población mundial haya cumplido con dicho reclutamiento y las consecuencias de ello se pueden comparar con otras crisis mundiales como la Gran Depresión de 1930 o la Crisis Financiera del 2008. China, por ejemplo, tuvo su primer trimestre negativo desde 1986 y Estados Unidos sufrió una caída en la industria similar a la ocurrida en Enero de 1946. A su vez, esto se refleja en las caídas del PBI de los principales países desarrollados que oscilan entre el 6% y el 9%, quienes necesitarán al menos dos años para recuperarse de la crisis que esta situación marcará en las economías; a pesar de que en los países emergentes el impacto sería algo menor. Por otra parte, la caída de la demanda del petróleo no fue la excepción, siendo muy superior a la ocurrida en crisis anteriores. En lo que refiere a la generación de fuentes de trabajo, la OIT pronosticó un aumento del desempleo a nivel mundial del 6%, lo cual representa 195MM de personas aproximadamente, y donde las industrias más afectadas serían las de alojamiento, comidas e industria manufacturera; mientras que los países más golpeados, por su volumen, serían China, India e Indonesia.
 
Si analizamos el contexto de América Latina y el Caribe, según la CEPAL estamos frente a la crisis más grave de los últimos 70 años, con efectos más nocivos que la Crisis Financiera de 2008, ya que en ese momento los países estaban mejor posicionados que ahora por el aumento de los commodities. En efecto, los últimos años no fueron buenos para los países de la región. Si bien México y Ecuador se mantuvieron estables, en tanto que Brasil y Chile tuvieron un leve crecimiento, países como Perú y Colombia han tenido tasas de crecimiento importantes por las grandes inversiones posicionándolos mejor para una recuperación post-pandemia. En cambio, Venezuela y Argentina sufrieron una fuerte caída que se ve potenciada en el caso de nuestro país por la crisis económica, financiera y política, siendo un desafío mayor poder definir un programa económico sustentable.
 
“Argentina no ha tomado decisiones concretas en cuanto a su comercio internacional. Si bien se habla de promoción a las exportaciones, no hay una medida de inmediata ejecución, y la decisión política de retirarse de las negociaciones del MERCOSUR con la UE se puede interpretar como que no hay una intención de impulsar los acuerdos con Europa”, explicó Gerardo Spadafora, docente universitario en UNLu y UPE
 
Por su parte, el Lic. Fera, remarcó la importancia del rol que van a adoptar los Gobiernos de cada país. Es importante que no cierren sus mercados, que brinden fuertes incentivos a las exportaciones, desarrollen políticas fiscales orientadas a otorgar períodos de gracia o reducción de deudas, disminución de las tasas de interés, otorgamientos de financiamiento productivo entre otras. También será condicionante la posición que adopten los Organismos Internacionales (FMI, Banco Mundial, OIT) otorgando condonaciones o reestructuraciones de deudas y donaciones.
 
“Durante el presente año se registran caídas entre el 6% y el 9%. Van a necesitar dos años para recuperarse de la pandemia. Hay economías más afectadas. En los países emergentes, el impacto sería algo menor” , destacó Pablo Fera, director de PFF Comex y docente.
 
Sin embargo, no en todos los países los indicadores respecto del precio del petróleo, de las materias primas, o los índices de recuperación de China y del G7 impactan de la misma manera. Por ejemplo, Argentina es muy sensible a la evolución de G7 o de China o incluso del transporte aéreo, lo que implica que vería afectada la tasa de crecimiento por cada punto de variación en dichos indicadores.
 
¿Cómo ha afectado nuestra economía el COVID-19?
 
En el encuentro desarrollado el 20 de mayo, se invitó a los expositores a dialogar “Cómo pensar en la economía en tiempos de COVID-19”. El economista Juan Manuel Telechea, docente universitario de UPE, se refirió al panorama que se espera para el resto del año en base al Relevamiento de Expectativas de Mercado publicado por el BCRA, con una caída del PBI del 7%, lo cual representa un año muy malo para la economía y el desafío que representa la recuperación para el 2021, teniendo en cuenta que el Gobierno Nacional deberá atender a cuestiones como el de sostener la actividad económica y los ingresos de la población y la estabilidad nominal (inflación) y cambiaria.
 
Va de suyo que el desarrollo o la concentración de la actividad económica no es igual en todas las ciudades. En Viedma, por ejemplo, el 50% de la actividad de la Provincia de Río Negro corresponde a privados. La presidenta de la Cámara de Comercio de Viedma, Giselle Iaccarino, puntualizó en base a los relevamientos realizados desde la entidad sobre 45 empresas, observaron que durante los primeros 60 días del distanciamiento social y obligatorio, solo 15 de ellas lograron tener facturación y pudieron absorber una parte de los costos fijos dejando de manifiesto el impacto que ello representó para el sector privado afrontar el pago de sueldos, alquileres e impuestos.
 
El economista Javier Gutiérrez, Director de la carrera de Contador Público en la UNRN, se refirió a la incertidumbre sobre el crecimiento económico mundial ya que depende de múltiples factores que interactúan entre sí, como la evolución misma de la pandemia, la eficacia de las medidas de contención sanitaria, los cambios en el acceso al financiamiento, en los hábitos de consumo y en el acceso a bienes y servicios, así como los cambios en el comportamiento y la confianza, entre otros.
 
Siguiendo el mismo lineamiento, el Lic. Guillermo Dell Inmagine, docente universitario en la UNLU y UCES, manifestó que “nada volverá a ser igual aun cuando estemos intentando hacer todo como si fuéramos a volver a la normalidad”. Los cambios producidos en poco tiempo por las TIC (Tecnologías de la Información y las Comunicaciones) permiten escapar de los intermediarios en la comercialización. Antes de la pandemia, el 60% de la población mundial tenía acceso a Internet y gracias a la red y las TIC miles de personas se animan a iniciar negocios internacionales.
 
“Necesitamos modificar tendencias creando empresas exportadoras en cantidad y calidad de preparación para mercados internacionales. Argentina tiene productos bien posicionados en el Mercado Internacional como ser el vino, la miel y el Software, además de que podemos sacar provecho de los Servicios basados en conocimiento y en el entretenimiento” - Guillermo Dell Inmagine, Especialista en comercialización de servicios. 
 
MERCOSUR: Integración regional y pandemia
 
Con el objeto de dar un enfoque regional a la crisis que ocasiona la pandemia, se planteó un encuentro denominado “Los desafíos del MERCOSUR: Futuro en la integración regional” en el que participaron diplomáticos y académicos del MERCOSUR y donde se abordaron las problemáticas del bloque, no sólo desde el punto de vista del mercado regional sino también con relación a la futura integración como consecuencia de. COVID-19 y la tendencia a la división de los mercados.
 
Mucho es lo que se habla a este respecto. Mientras algunos opinan que se va a volver a la normalidad de las actividades, otros piensan que va a haber un retroceso en la globalización; no obstante, no debemos perder de vista que el MERCOSUR es principalmente productor de alimentos y, siendo ese el fuerte de sus miembros, en ese sentido podría verse favorecido.
 
La Ministra Plenipotenciaria del Uruguay, Beatriz Silva, consideró que “a Uruguay le interesa el MERCOSUR como una plataforma y quedó muy conforme por cómo finalizó la negociación con la UE, si bien no fue una negociación fácil porque los intereses son cruzados, pero representa un acuerdo comercial, político y de cooperación”.
 
En la misma línea, Johnny Ojeda, ex viceministro de Industria de Paraguay y agregado comercial de la Embajada del Paraguay en Argentina, puso de manifiesto los desafíos internos y externos que tiene que enfrentar el MERCOSUR, como consecuencia de las asimetrías existentes en cuanto al tamaño, el volumen y las posiciones geográficas y geopolíticas de cada uno de sus Miembros. A su vez añadió que “el desafío es tratar de poner políticas comunes a corto y mediano plazo, que permitan que en algunos sectores se pueda negociar como bloque y en otros, atender primero a equilibrar el mercado interno del país para después negociar como bloque”.
 
Por otro lado, el economista Gastón Santesteban, director de Políticas de mercado del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación planteó la discusión sobre ampliación versus profundización del MERCOSUR y propuso dividir al MERCOSUR en tres: MERCOSUR SOCIAL, MERCOSUR INSTITUCIONAL y MERCOSUR ECONÓMICO COMERCIAL para analizar el nivel de madurez de cada una de dichas áreas. Asimismo, sostuvo que “la negociación con la UE fue una experiencia muy buena para aprender a negociar políticas unificadas entre los países”.
 
El último disertante de la charla fue Emanuel Porcelli, politólogo y profesor e investigador UBA quien aseveró que “el MERCOSUR se encuentra en un escenario de crisis: de disputa de orientación, de sentido. Pero lo que hay que tener presente es que la cooperación no implica ausencia de discordia; implica ponerse de acuerdo en términos políticos o económicos”.
 
La coyuntura del COVID-19 coloca al MERCOSUR en una situación complicada: aumentó la virulencia del escenario político donde se llegó a plantear la salida de Argentina de la negociación de la agenda externa del bloque o la preocupación mostrada por los sectores industriales de Brasil por la flexibilización o la salida del Brasil del bloque.
 
La integración de Argentina con los países de la región es una necesidad, no una opción. No hay certeza de cuándo va a comenzar ese escenario post-pandemia, pero lo que sí se sabe es que las economías van a estar más debilitadas.
 
Para finalizar y a modo de conclusión podemos sostener que estamos transitando un período de crisis sanitaria, económica, social, política y cultural a nivel global. Estamos en un momento bisagra en el que intentar emular nuestra vida tal como fue hasta hace poco tiempo, es meramente imposible. Deberemos emprender un nuevo camino en el que aprehendamos estrategias útiles que nos permitan acceder a un nuevo tipo de normalidad. Quizás planteando un nuevo tipo de relaciones. Lo que es claro es que, evidentemente, nuestra supervivencia requerirá compromiso político y social y pautas realmente disruptivas.  




Fuente: (Universidad Provincial de Ezeiza)

Compartir

Busqueda

Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

Más Información

Link

- Acceso a link's de Interes.

Barceló Noticia

Seguinos en twitter

Seguinos en twitter

     

Universidades HOY
E-mail: info@universidadeshoy.com.ar
prensa@universidadeshoy.com.ar
Buenos AIres - Buenos Aires
Argentina


NAVEGACION


REDES SOCIALES

Copyright ©2020 todos los derechos reservados Diseño Web Grandi y Asociados Diseño Web Grandi y Asociados