jueves, 20 de septiembre de 2018 |Hora: : :

Universidad Católica de Salta


VOLUNTARIADO UCASAL: ¿Falta mucho para tomar el té?

Fecha Publicación: 10/09/2018  10:17 

Detrás del campus de la Universidad Católica de Salta, casi al margen del Río Wierna, está ubicado el Barrio Juan Manuel de Rosas En una de las callecitas de tierra de la manzana K lote 7,  se destaca (y quizá sea por el color y el movimiento constante) la casa de María Fernanda Mamaní que es también la casa de 101 pequeños y 20 mamás que asisten a tomar el té con galletitas y picadillo de lunes a viernes.
 
 
“Doña María” así la conocen todos, comenzó con el proyecto en abril del 2015. Inicialmente, recibió el apoyo económico de Cáritas pero poco a poco, la cantidad de niños aumentó y el merendero no daba abasto, faltaban recursos, no eran suficientes. Por esta razón, decidió pedir ayuda a la UCASAL.
La voluntad es aquella fuerza interna que mueve a los seres humanos a hacer algo. Entonces, movilizados por el deseo de cuidar la infancia de estos niños y satisfacer al menos una de sus necesidades básicas, un grupo de personas que se desempeñan en distintos sectores de la Universidad Católica de Salta conformaron un voluntariado y elaboraron un plan de ayuda. 
 
Conociendo las necesidades de los chicos de María Fernanda, algunas autoridades, personal administrativo, de mantenimiento, docentes y alumnos comenzaron a acercar donaciones tanto materiales como de servicios.
 
El objetivo del VOLUNTARIADO UCASAL fue claro desde el principio: ser guardianes de los derechos de estos niños, garantizar que sus infancias sean felices y con la menor cantidad de carencias posibles y generar oportunidades para su progreso.  
 
Panza llena, corazón contento
 
Inmediatamente, los voluntarios pusieron manos y corazón a la obra. La leche, el chocolate, el té y las galletitas no tardaron en llegar a las meriendas solidarias del Barrio Juan Manuel de Rosas. Además, una alumna de la Esc. de Cs de la Salud junto a la Asociación APAS se encargó de conseguir semanalmente la provisión de pan para que nunca falte un bollito o una tortilla en esas mesas. 
 
Muy pronto, el Merendero Divino Niño Jesús también comenzó a ofrecer cena dos noches y con aportes del Consejo Académico de la UCASAL, el voluntariado pudo donarles un freezer para conservar mejor los alimentos, una cocina industrial y gas envasado.
 
El refugio
 
Lo de María Fernanda es como un refugio caliente para los 101 cuerpitos  que llegan hasta su puerta, golpeados por el frío del hambre y la pobreza. Y no es una foto. No es una animación. Es el día a día de estos niños y sus mamás.
 
El voluntariado de UCASAL no podía quedarse quieto ante esta realidad dolorosa y por eso todos pusieron un poquito de lo suyo para ayudar. Los chicos de mantenimiento les armaron una nueva puerta, un portón grande y ventanas y otros se ocupan de pagar algunos servicios básicos y de llevar artículos de limpieza, calzado, mantas y ropa de abrigo donados por las diferentes facultades.
 
Entre todos
 
Es muy destacable la colaboración del Dr. Quispe, Docente de la Escuela de Cs. de la Salud que concurre semanalmente a revisar a los niños y atender urgencias, así como también las visitas que realizan los jóvenes de la Pastoral Universitaria y las actividades recreativas promovidas por el grupo de teatro de la UCASAL, Además, por supuesto, de los valiosos aportes que realizan la Facultad Economía, Cs jurídicas, Cs. Veterinarias, la Escuela de Educación Física, Escuela de Negocios y el personal de Administración General y  Recursos Humanos. 




Fuente:  ()

Compartir

Busqueda

Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

Más Información

Link

- Acceso a link's de Interes.

Seguinos en twitter

Seguinos en twitter

     

Universidades HOY
E-mail: info@universidadeshoy.com.ar
prensa@universidadeshoy.com.ar
Buenos AIres - Buenos Aires
Argentina


NAVEGACION


REDES SOCIALES

Copyright ©2018 todos los derechos reservados Diseño Web Grandi y Asociados Diseño Web Grandi y Asociados