jueves, 21 de junio de 2018 |Hora: : :

Opinión


Profesorado o universidad, la encrucijada de cómo estimular y formar la vocación docente

Fecha Publicación: 21/06/2018  09:00 

Nota de opinión de Jason Beech, docente de la Universidad San Andrés e investigador del CONICET
 
 
El gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires presentó en la Legislatura porteña un proyecto para transformar la formación docente a partir de la creación de la UniCABA, una nueva institución que concentraría la formación docente, hasta ahora distribuida en 29 profesorados de nivel terciario. El argumento es que de este modo se jerarquizará la docencia, se mejorará la calidad de la formación y la carrera docente será más atractiva para los potenciales candidatos.
 
Trasladar la formación docente al nivel universitario podría ser una propuesta interesante, aunque sería un proceso complejo que requiere de un buen diagnóstico, de un proyecto sólido con metas claras y de una hoja de ruta con los pasos a seguir para pasar de la situación actual a una supuestamente mejor.
 
Lamentablemente el proyecto presentado no cuenta con ninguno de estos elementos. Se trata de una propuesta vacía de contenido que no ofrece detalles de cómo se pondrá en práctica.
 
Sería una irresponsabilidad que nuestros legisladores aprobaran un proyecto de esta naturaleza. ¿Vamos a cerrar instituciones centenarias que tienen más de 140 años, una larga tradición y una fuerte identidad por un proyecto que no sabemos qué se propone ni cómo lo piensa lograr?
 
Si lo que se quiere es atraer a los jóvenes a la docencia, convertirla en una carrera universitaria podría tener el efecto contrario, si el esfuerzo para ser docente es similar al que se requiere para carreras con más prestigio y mejores salarios. Una de las pocas cuestiones que se aclaran es que la UNICABA incorporaría a todos los docentes de los profesorados y mantendría sus edificios. ¿Cómo es entonces que este proyecto va a mejorar y a jerarquizar la formación docente?
 
Por otro lado, si lo que se quiere es tener un mayor control sobre la formación docente, este proyecto va en la dirección contraria. El Ministerio podrá nombrar al primer rector, pero luego la autonomía universitaria hará que el poder ejecutivo pierda poder formal sobre la institución.
 
Otra de las grandes falencias del proyecto es que no hay ninguna evidencia de que surja del diálogo con alguno de los actores interesados. Ni académicos, ni rectores de los institutos han sido consultados. El rechazo a la iniciativa parece ser unánime. Los cambios en Educación no se pueden hacer sin diálogo y menos aún un cambio tan importante.
 
Por supuesto que hay mucho para mejorar en la formación docente de la Ciudad. Pero este no es el camino. No se trata de defender el statu quo en sí mismo, sino de señalar que el cambio por el cambio no es bueno y que este no es un proyecto apropiado.
 
Los docentes son la clave de un buen sistema educativo. Mejorar y jerarquizar la docencia requiere una mirada sistémica sobre la carrera docente con un proyecto que intervenga sobre sus distintos componentes: reclutamiento, formación inicial, inducción y apoyo, evaluación, salarios y etapas de la carrera, retención y formación continua.
 
Si realmente se quiere mejorar la calidad de la docencia, iniciemos un proceso serio: hagamos un buen diagnóstico, generemos diálogos acerca de posibles soluciones con los actores involucrados y elaboremos un plan con una hoja de ruta y metas claras.




Fuente: (Universidad San Andrés)

Compartir

Busqueda

Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

Más Información

Link

- Acceso a link's de Interes.

Seguinos en twitter

Seguinos en twitter

     

Universidades HOY
E-mail: info@universidadeshoy.com.ar
prensa@universidadeshoy.com.ar
Buenos AIres - Buenos Aires
Argentina


NAVEGACION


REDES SOCIALES

Copyright ©2018 todos los derechos reservados Diseño Web Grandi y Asociados Diseño Web Grandi y Asociados