miércoles, 13 de junio de 2018 |Hora: : :

UMET


Según un informe de la UMET, empeoran las perspectivas para el empleo luego de la corrida

Fecha Publicación: 13/06/2018  09:00 

El análisis muestra estadísticas que refleja el empeoramiento de las expectativas de creación de empleo en la construcción y la industria, y posibles escenarios de retroceso para los próximos meses en los principales sectores económicos
 
 
Frente al nuevo escenario económico (corrida cambiaria y acuerdo con el FMI), las perspectivas para la actividad y el mercado de trabajo empeoraron sensiblemente. Todo indica que volverá a observarse un ciclo de destrucción y precarización de empleo en los próximos meses. De hecho, antes de la corrida ya habían comenzado a registrarse señales de estancamiento de la economía y el empleo. La aceleración inflacionaria y el ajuste fiscal implicarán una recesión que empeorará la situación de los trabajadores en lo que resta del año. En ese sentido, el informe muestra estadísticas que refleja el empeoramiento de las expectativas de creación de empleo en la construcción y la industria, y posibles escenarios de retroceso para los próximos meses en los principales sectores económicos.
 
Construcción: Venía siendo uno de los motores del empleo, explicando el 49% de los puestos de trabajo formales privados creados en 2017. Las expectativas empeoraron en los primeros meses, previo a las “volatilidad” de abril/mayo y probablemente se observe una caída en el nivel de ocupación. Hace un año, el 29% de las empresas esperaba aumentar el personal y un 6% disminuirlo. En abril de 2018, se revirtió: 24% espera bajas, y solo 9% subas.
 
Industria: El sector continuó destruyendo empleo a comienzos de 2018, aunque a un menor ritmo que meses previos. Como consecuencia de la contracción económica de los próximos trimestres, se profundizará la tendencia negativa, tal como indica la reversión de las expectativas de creación de empleo del sector privado.
 
Comercio y afines: Son actividades que acompañan el ritmo de la economía. Resultaron de gran importancia en 2017, absorbiendo el 23,8% del total de los nuevos empleos. La caída del salario real y del consumo implicaría una reducción del personal del sector en 2018.
 
1. Introducción
 
En los últimos meses la economía comenzó a mostrar señales de debilidad, pese a que las previsiones oficiales esperaban una aceleración del nivel de crecimiento en relación a 2017. Esto se verá profundizado en los próximos meses por la corrida cambiaria: la suba del tipo de cambio, inflación y tasas de interés terminarán por revertir la situación inicial y se espera que la economía entre técnicamente en recesión en los próximos trimestres.
 
Los análisis de los movimientos de abril/mayo se enfocaron principalmente en el aspecto financiero, cambiario y monetario. Sin embargo, la corrida cambiaria tendrá impactos negativos en la economía real que no deben soslayarse, y la caída del nivel de actividad tendrá su correlato en el mercado de trabajo.
 
Vale mencionar que durante los primeros meses del año la creación de empleo se frenó luego de tres trimestres de recuperación, y es probable que tras la corrida los efectos negativos se profundicen y comiencen a registrarse caídas. El objetivo de este informe es mostrar las vías por las que la reversión del crecimiento en el nivel de actividad impactará en el mercado laboral, haciendo foco en tres sectores importantes en materia de empleo: construcción, industria y comercio.
 
Semáforo del Empleo:
 
Perspectivas luego de la corrida y el acuerdo con el FMI
 
Porcentaje del empleo registrado privado en 2017. Variación i.a. marzo 2018.mpeoran las perspectivas para el empleo luego de la corrida
 
 
Las ramas de actividad que se analizan son construcción, comercio e industria. Construcción y Comercio fueron las principales creadoras del empleo durante 2017 (el 70% del total), y representaron el 7,1% y el 32,1% del empleo total registrado privado, respectivamente. Todo indica que, dado el nuevo escenario, se revertirá la tendencia de crecimiento del año pasado.
 
Por su parte, la industria continuó expulsando trabajadores durante 2017 y los primeros meses de 2018 (en marzo la caída interanual fue de -1,3%), a pesar de cierta recuperación de la producción a nivel agregado. A pesar de ello, esta actividad sigue representando un elevado número de los trabajadores registrados privados (19,2%) y profundizará su caída por la merma de la actividad.
 
Si bien no será motivo de análisis en este informe, cabe señalar que otros servicios (intermediación financiera, profesionales, etc.), que tienen un peso importante (16%), también empeoren en los próximos meses por la merma de la actividad.
 
En tanto, cabe señalar que este escenario será más propicio para que empeoren los indicadores de calidad de empleo, es decir, se avance en el proceso de precarización que se observó en los últimos dos años.
 
2. Señales de debilidad en la actividad y el empleo
 
En 2017 la actividad económica se recuperó, luego de la caída de 2016 y las proyecciones oficiales apuntaban a un crecimiento de 3,5% en 2018.
 
Sin embargo, a medida que avanzaron los meses esta tendencia no se ratificó, sino que la economía empezó a mostrar las señales de debilidad. Tras la corrida cambiaria, las proyecciones económicas son de recesión para los próximos trimestres.
 
En las mediciones de los últimos meses se observa que el ritmo de la economía se detuvo. El Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) del INDEC muestra que en febrero y marzo –últimos disponibles- la economía se estancó e inclusive mostró una tendencia a la baja. A partir del salto del tipo de cambio y la tasa de interés consecuencia de la corrida cambiaria, se espera que durante el resto del año se acelere la tendencia negativa de la actividad.
 
En efecto, las expectativas respecto al crecimiento del PIB para 2018 se han recortado de acuerdo al Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realiza el BCRA. Mientras que en enero de 2018 se estimaba una suba del PIB de 2,9%, esta estimación se redujo a 1,3% en mayo. Además, se esperan caídas del producto para el segundo y tercer trimestre del año, por lo que técnicamente la economía entraría en recesión.
 
Esto ha generado a su vez que el mercado de trabajo comience a mostrar señales de debilidad. De acuerdo a las estadísticas del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) publicadas por el Ministerio de Trabajo, se registra una disminución de los puestos de trabajo registrados en los últimos dos meses, en sintonía con la reducción en el nivel de actividad
 
El empleo en el sector privado cayó junto a la actividad en los primeros meses de 2018
 
En los últimos dos meses con información disponible (febrero y marzo de 2018) se registran caídas en el nivel de empleo registrado. La variación en este período representa una pérdida de 9.500 trabajadores.
 
Si bien todavía no hay datos, lo más probable es que la caída el nivel de actividad también impacte negativamente en materia de calidad de empleo y se profundice el proceso de precarización laboral.
 
3. Prospectiva sectorial: Construcción
 
El sector de la construcción fue uno de los principales motores económicos durante 2017, tanto por el crecimiento de la obra pública como la actividad privada. Esta situación también se vio reflejada en términos de empleo: el sector explicó el 49% del total de los puestos de trabajo formales privados creados durante la recuperación económica del año 2017.
 
Sin embargo, todo indica que esta tendencia se revertirá a lo largo de 2018, tanto por la reducción de la obra pública, dadas las condicionalidades que impone el FMI, como por un menor dinamismo de la actividad privada. Los despachos de cemento, que permiten estimar la evolución de la actividad del sector, mostraron en mayo su primera caída interanual (-3,8%) desde febrero de 2017.
 
Esto se refleja a su vez en las expectativas dentro del sector. En abril se observa por primera vez que el número de empresas constructoras de obras privadas que esperan disminuciones de personal es mayor a las que prevén aumentos, según el INDEC. Esto también se verifica cuando se toma las empresas que se dedican a la obra pública.
 
Caen las expectativas de empleo en el sector construcción
 
Constructoras de obras principalmente privadas que esperan variaciones de personal (en porcentajes)
 
 
En la consulta a empresas del sector que realizan principalmente obras privadas, el de 24% de las constructoras indicaron que esperan disminuciones de personal, mientras que únicamente el 9% manifestó que cree que su número de empleados va a aumentar. Esto implica una reversión de las expectativas respecto a un año atrás: en abril de 2017, 29% de las empresas esperaban aumentar su personal y solamente 6% reducirlo.
 
Estas expectativas son previas a la corrida cambiaria y el acuerdo con el FMI, por lo que las perspectivas empeorarán aún más en los próximos meses. Por un lado, el encarecimiento de las propiedades por la suba del tipo de cambio limita el poder de compra de los créditos hipotecarios, lo que podría ralentizar el aumento de la construcción privada. En tanto, el gobierno anunció recortes de la obra pública adicionales en el marco del acuerdo con el FMI, lo que impactará negativamente en la actividad. Todo esto permite vislumbrar que el sector perderá dinamismo en lo que resta del año, cayendo el empleo en el principal motor económico de 2017.
 
4. Prospectiva sectorial: Industria
 
El desempeño del sector industrial en los últimos meses ha sido heterogéneo, con algunos sectores de buen desempeño y otros que continuaron reduciendo su producción. Sin embargo, a pesar de cierta mejora de la actividad a nivel agregado, el sector siguió destruyendo empleo, aunque a un menor ritmo que los meses previos.
 
Ya existen señales de desaceleración de la producción en los sectores más dinámicos, como maquinaria agrícola y la siderurgia. Como consecuencia de la sequía la demanda de maquinaria para el agro cayó y las ventas nacionales se redujeron -21,4% interanual. A su vez, dado el aumento de la tasa de interés producto de la corrida, se espera que se contraiga el crédito para compra de bienes de capital de este tipo.
 
Al mismo tiempo, el sector siderúrgico estuvo traccionado por la producción de maquinaria agrícola y la construcción, sus principales sectores demandantes. La caída en las ventas del primero y las expectativas de contracción del segundo impactarían negativamente en la producción de acero.
 
Por otro lado, durante el año 2017 el consumo de bienes durables de origen industrial (como electrodomésticos) se vio fortalecido a partir de la estabilidad del tipo de cambio. Tras la corrida cambiaria se puede esperar un importante salto de precios en el sector y, por lo tanto, una reducción en su demanda.
 
Finalmente, los sectores de peor desempeño en la industria son textiles, indumentaria, marroquinería y calzado, que fueron fuertemente golpeados por la apertura de importaciones y la contracción de la demanda doméstica. La caída del salario real y del consumo también impactará negativamente en la demanda de productos de estas industrias, por lo que su situación empeoraría aún más, con impacto directo en el empleo.
 
Al igual que en la construcción, las expectativas en el mes de abril se revirtieron en el sector industrial. De acuerdo al Estimador Mensual Industrial del INDEC, el 14,1% de las empresas del sector esperan a partir de abril disminuciones en su personal, mientras que 12,8% espera aumentos. A comienzos de año, la situación era inversa: 20,4% esperaba subas y 9,7% bajas.
 
Se esperan disminuciones de empleo en la industria a partir de abril

 

En suma, se puede esperar que la actividad económica industrial se vea resentida en todos los sectores manufactureros como consecuencia de la corrida cambiaria, con su correlato en el empleo. La pérdida de puestos de trabajo, que había morigerado en la segunda mitad de 2017, se profundizaría nuevamente.
 
Esto implica una trayectoria con una tendencia más negativa en lo que respecta al empleo del sector de manufacturas. Teniendo en cuenta la evolución del mercado de trabajo industrial en otros episodios de suba del tipo de cambio y caída de la actividad, en el siguiente gráfico se estima un posible sendero del nivel de empleo en el sector. Así, se espera que se profundice la caída del empleo del sector.
 
La caída del empleo industrial se profundizaría en 2018
 
Trabajadores privados formales del sector industrial
 
 
5. Prospectiva sectorial: Comercio
 
Este sector se caracteriza por actividades que suelen acompañar el ritmo de la economía. Particularmente, presentan una tendencia que está fuertemente asociada a la evolución del consumo privado.
 
Los sectores comerciales resultaron de gran importancia en la recuperación económica de 2017 en términos laborales, absorbiendo el 23,8% del total de los nuevos empleos. Sin embargo, como consecuencia del nuevo escenario macroeconómico estas ramas también perderían el dinamismo de 2017.
 
Durante los primeros meses de 2018 se registró una caída en el salario real que tendrá un impacto negativo en estos sectores. La aceleración de la inflación implicó que la remuneración de los trabajadores en términos reales cayera -1,3% interanual en los primeros cinco meses del año.
 
Como consecuencia de la corrida, es esperable que se acentúe la caída del salario real producto de la aceleración inflacionaria y se resienta aún más el consumo. La disminución de la demanda implicaría también una reducción del personal en las empresas de estos sectores tal como sucedió en los últimos episodios de salto del tipo de cambio. En el siguiente gráfico proyectamos un posible escenario de la evolución del empleo en el sector, comparándola con la tendencia del año pasado.
 
El empleo caería en comercio por la caída del salario real
 
Trabajadores privados formales en comercio, hotelería y restaurantes
 

 





Fuente: (UMET)

Compartir

Busqueda

Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

Más Información

Link

- Acceso a link's de Interes.

Seguinos en twitter

Seguinos en twitter

     

Universidades HOY
E-mail: info@universidadeshoy.com.ar
prensa@universidadeshoy.com.ar
Buenos AIres - Buenos Aires
Argentina


NAVEGACION


REDES SOCIALES

Copyright ©2018 todos los derechos reservados Diseño Web Grandi y Asociados Diseño Web Grandi y Asociados