miércoles, 06 de septiembre de 2017 |Hora: : :

Ciencia


¿Hacia dónde se dirige la Ciencia Abierta?
Fecha Publicación: 06/09/2017  09:00 
El encuentro realizado en la Biblioteca del Centro Cultural de la Ciencia (C3) contó con los aportes de reconocidos especialistas en la temática
 
En el marco del ciclo Ciencia Abierta, organizado por la Secretaría de Articulación Científica Tecnológica del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación (SACT-MINCYT), se llevó a cabo un conversatorio con el profesor en Comunicación Científica del Centro para la Cultura y la Tecnología de la Universidad de Curtin (Australia), Dr. Cameron Neylon; facilitado por el investigador del CONICET, Dr. Mariano Fressoli, y la coordinación de la directora nacional de Programas y Proyectos (MINCYT), Mg. María Guillermina D’Onofrio, quien dio la bienvenida a los participantes.
 
Durante la exposición de Neylon se abordaron las oportunidades y los desafíos que plantean las prácticas de ciencia abierta, en tanto su creciente complejidad y recurrencia. Asimismo, el experto compartió sus opiniones respecto al interrogante: ¿Es la investigación abierta sólo “buena ciencia” o es un cambio fundamental en la tarea del investigador? Finalmente, caracterizó el fenómeno como un proceso de larga data que, gracias a la diversidad y el intercambio de perspectivas involucradas en la dinámica científica, permite el avance del conocimiento.
 
“La ciencia es ante todo una experiencia colaborativa, así es cómo pudimos aprender de los que nos precedieron, comprobar o refutar sus experiencias para luego engendrar nuevas”, señaló el especialista australiano. “Existe, incluso detrás de todo nombre propio, una labor co-creativa donde la diversidad debería ser un principio de primer orden. No obstante, es clave comprender que en este proceso suelen reproducirse relaciones de poder y desigualdades estructurales que condicionan la producción y la distribución del conocimiento”, agregó.
 
“La ciencia abierta es una vieja aspiración, pero también un proyecto incompleto. Para identificar los orígenes de tal anhelo, podemos remontarnos a las primeras tecnologías de la comunicación, como por ejemplo la imprenta, y la constitución de las sociedades académicas, cuyo modelo se globalizaría, porque entre los aspectos más destacados de este devenir, podemos mencionar la progresiva incorporación de la población en la discusión científica; un objetivo que en esencia aún permanece vigente”, enfatizó Neylon.
 
Por su parte, Fressoli trazó un paralelismo entre la incidencia tecnológica que posibilitó tanto la documentación como la circulación del conocimiento, y su impacto en los niveles de alfabetización. “Eso es algo que debemos poner en contexto, porque el desarrollo de las habilidades para manejar tales volúmenes de información es un proceso muy largo; lo cual no es un dato menor si nos ponemos a pensar en una ciencia colaborativa, especialmente, en los países en vías de desarrollo”, comentó.
 
“Existe un ciclo, que se repite con distintas formas. Cuando aumenta la producción de conocimiento se empiezan a discutir los límites acerca de quién puede participar del uso o la evaluación de ese conocimiento y quién no. Entonces, cada vez que hay un cambio tecnológico importante, tales límites cambian, lo hicieron con la imprenta, con el correo –asociado con la primera forma de ‘ciencia ciudadana’–, y después con los medios de comunicación electrónico”, resumió el investigador de CONICET.  
 
Por último, Fressoli retomó las reflexiones de Neylon sobre los ciclos de producción de conocimiento y  señaló: “Si se observa la curva de uso de Internet, puede advertirse que en 1990 había 20 millones de usuarios y ahora 3780 millones, lo que equivale al 49% de la población mundial. La facilidad del acceso a casi cualquier documento científico es algo extremadamente novedoso, lo que también pone en disyuntiva al rol del experto en el  circuito de la producción y circulación del saber”.
 
Acerca de los expositores
 
Cameron Neylon es Profesor de Comunicación de Investigación en el Centro de Cultura y Tecnología de la Universidad de Curtin. Durante la última década, Neylon se ha constituido como uno de los principales pensadores, tecnólogos y estrategas sobre enfoques abiertos en la comunicación académica y la investigación. Es un activista del acceso abierto muy respetado, dado que combina un riguroso conocimiento de la ciencia empírica con un marcado interés en los mecanismos de cambio a través de los sistemas globales para la creación de conocimiento.
 
Mariano Fressoli es sociólogo y Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires y MA in Cultural Studies en Goldsmiths College, University of London. Actualmente es Investigador adjunto en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y miembro del Centro STEPS – América Latina y del Centro de Investigaciones para la Transformación (CENIT). Se ha especializado en el análisis de problemas de innovación y desarrollo, memoria e innovación y relaciones naturaleza-sociedad mediante la utilización de herramientas cualitativas y la triangulación de conceptos de los Estudios sociales de la ciencia y la tecnología, la Economía de la innovación y la Sociología del Conocimiento.

 (Ministerio de Ciencia)
Compartir

Busqueda

Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

Más Información

Link

- Acceso a link's de Interes.

Seguinos en twitter

Seguinos en twitter

     

Universidades HOY
E-mail: info@universidadeshoy.com.ar
prensa@universidadeshoy.com.ar
Buenos AIres - Buenos Aires
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

Copyright ©2017 todos los derechos reservados Grandi y Asociados Diseño Web Grandi y Asociados