martes, 22 de agosto de 2017 |Hora: : :

Educación


Estudiar y ser deportista de elite: arrancó el sueño argentino en los Juegos Olímpicos Universitarios
Fecha Publicación: 22/08/2017  09:00 
Este sábado se puso en marcha en Taipei una nueva edición de las Universiadas, con la delegación nacional más grande de la historia
 
No hay ningún evento deportivo más grande que los Juegos Olímpicos. El mundo se detiene durante dos semanas cada cuatro años para vivir esta fiesta en la que los mejores de cada disciplina se reúnen para competir y superarse.
 
Así como existen los Juegos de verano están los de invierno, los Paralímpicos y hace algunos años se crearon los de la Juventud. Pero aunque no son muy conocidos por estos pagos también están los Universitarios, cuya edición número 29 arranca este sábado en Taipei, organizados por la Federación Internacional de Deportes Universitarios (FISU).
 
En estas Universiadas habrá más representantes que nunca de nuestro país con 258 personas entre atletas, entrenadores, jefes de equipo y delegados. Y todo tiene un por qué. Hace cinco años, la Federación Deportiva Universitaria Argentina (FeDUA) se puso al hombro la misión de organizar el deporte universitario y en apenas un lustro consiguió mucho más de lo que imaginaron.
 
“Estuve muchos años en la gestión pública vinculado al deporte, y ahí estudié los modelos de muchos países. Siempre pensé que el deporte y la educación tenían que ir de la mano y retroalimentarse para la formación integral de las personas. Por eso, en 2012 decidimos fundar la FeDUA con un grupo de universidades, con el objetivo de organizar los criterios y buscar la mayor participación de estudiantes deportistas argentinos en el ámbito internacional, y por otro lado organizar el deporte universitario en todo el país”, le recuerda Emiliano Ojea (presidente de la Federación).
 
A partir de ahí, el crecimiento fue a gran velocidad. “En 2013 viajamos con 27 personas a las Universiadas de Kazan -cuenta Ojea-; en 2014 fuimos a dos Mundiales; en 2015 fuimos a Guangju con 120 representantes; en 2016 estuvimos en ocho Mundiales, organizamos los Juegos Universitarios Sudamericanos en Miramar -donde quedamos primeros en el medallero- y este año participamos por primera vez en una Universiada de invierno, organizamos un Panamericano de 3x3 y estamos en Taipei con 258 personas”.
 
La historia
 
A diferencia del país hasta hace un tiempo atrás, en todo el mundo las Universiadas tienen una gran importancia. Si bien se conocen con este nombre desde 1959, ya en 1923 se dio el primer encuentro internacional de universitarios deportistas.
 
Muchas de las potencias deportivas utilizan este evento como “las inferiores” de los Juegos, o incluso como una prueba de fuego previa al gran evento. Ahora que existen los Juegos de la Juventud (para atletas de entre 14 y 18 años), la Universiada quedó como el escalón intermedio entre la adolescencia y la madurez definitiva, con el agregado de tener que estar estudiando una carrera para poder participar.
 
Antes de formarse la FeDUA, algunos argentinos participaron de estos Juegos, pero siempre costeando pasajes y preparación de sus bolsillos. Una de las historias más fascinantes en este aspecto -aunque muy poco conocida- es la de Sebastián Crismanich.
 
El oro olímpico en Londres 2012 en taekwondo viajó junto a su hermano Mauro a las Universiadas de Belgrado 2009, pero perdió en semifinales. ¿Su rival? El español Nicolás García Hemme, a quien el correntino derrotó en la final londinense para quedarse con la medalla dorada.
 
Cada vez es más común ver a atletas/estudiantes compitiendo en las Universiadas y al año siguiente en los Juegos Olímpicos. Incluso ganando medallas. Y si de marcas y récords hablamos, como muestra basta un botón: el mejor tiempo en los 100 metros en las Universiadas es del sudafricano Akani Simbine, quien tardó 9,97 segundos en correr la distancia. Cifra nada despreciable comparada con los 9,58 de Usain Bolt. Y para esta ocasión, el mítico Carl Lewis es el entrenador de atletismo de Estados Unidos. Es decir: se va a competir en serio.
 
En muchos países, el deporte universitario es el escalón previo al profesionalismo. Pero no pasa así en nuestro país, y eso es lo que quiere cambiar la FeDUA, incluso sabiendo que no es nada fácil estudiar y hacer deporte a un nivel competitivo en la Argentina. “El modelo deportivo argentino está basado en los clubes. La formación deportiva se recibe en un club y no en la escuela, y el chico llega a la universidad con una formación deportiva armada. Nuestro modelo -parecido al de Brasil- es hacer un aporte importante para contener a chicos que en su club no lo logran, y pueden practicar deporte dentro de la universidad de una forma más recreativa”, expresó con mucha ilusión Ojea.

 (FUENTE: Santiago Martella- TN)
Compartir

Busqueda

Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

Más Información

Link

- Acceso a link's de Interes.

Seguinos en twitter

Seguinos en twitter

     

Universidades HOY
E-mail: info@universidadeshoy.com.ar
prensa@universidadeshoy.com.ar
Buenos AIres - Buenos Aires
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

Copyright ©2017 todos los derechos reservados Grandi y Asociados Diseño Web Grandi y Asociados